Estamos en la era del ‘selfie’. Del tenerlo todo al momento.
Que nuestros teléfonos móviles incorporen cámaras potentes ha hecho que nos aficionemos a hacer fotografías de TODO y que existan millones de aplicaciones que nos permitan modificarlas a nuestro antojo contribuye, también, a alimentar esa afición.
Pero siguen existiendo nostálgicos que sacan a pasear sus cámaras. Que disfrutan del ritual de poner el carrete y disparar a bocajarro, sin opción a borrar y rehacer. De llevar ese carrete a revelar. De ir a recoger las fotos y ver qué había escondido en cada disparo. Es romántico, divertido y casi mágico.
Muchas personas se han dado cuenta de ello y está comenzando a despuntar una nueva tendencia. Lo vemos en la App por antonomasia y la preferida por los amantes de la fotografía instantánea. En Instagram, si escribes #disposablecamera en su buscador, encontrarás más de 60.000 entradas. La cámara de ‘usar y tirar’ no ha muerto.

Captura de pantalla 2016-01-19 a la(s) 17.30.02

Si hace algún tiempo se creó un colectivo que se propuso hacer inmortales a las cámaras Polaroid y lo consiguió, hoy estamos ante el nacimiento de la tendencia que se ha propuesto no dejar morir a las cámaras de un solo uso.
Son muchos los que las reparten entre los invitados a una fiesta de cumpleaños o en una boda para luego, tener recuerdos bonitos y divertidos. O los amigos que las intercambian durante un viaje.
Pero una de las iniciativas más bonitas e interesantes entorno a este gadget fue la que llevó a cabo el Café Art de Londres, que repartió 100 cámaras a personas sin hogar que captaron imágenes de la ciudad y que nos enseñan Londres desde su perspectiva. Las mejores fotos forman parte hoy de un calendario y todos los fondos destinados a esta acción fueron donados a proyectos para ayudar a las personas que no tienen recursos y se ven obligados a vivir en las calles de la ciudad.

homeless-photography-2016-my-london-calendar-cafe-art-1

Existen, además, colectivos como el DCP (Disposable Camera Project) o el DMP (Disposable Memory Project) que ocultan cámaras por muchas ciudades del mundo y animan a todos los que las encuentran a tomar fotografías de una manera espontánea. ¿Te animas a ser tú un eslabón en la cadena y hacer que las cámaras de un sólo uso no queden en el olvido? Si la respuesta es sí, en nuestro catálogo encontrarás gran variedad de ellas.