El verano está a la vuelta de la esquina, cosa que nos alegra a todos y, que implica que esas merecidísimas vacaciones estén cada vez más cerca. Hoy, con toda la inspiración que nos aporta esto, os queremos mostrar esos lugares únicos, donde los fenómenos naturales son los protagonistas, son los homólogos de museos como la Tate en Londres o el Louvre en Paris.

Empezaremos hablando de Nueva York que, aunque sea uno de los destinos turísticos por excelencia, dos veces al año tiene lugar un fenómeno llamado Manhattanhenge, en el cual durante el ocaso, el sol se alinea entre sus calles. Así que si estás pensando en visitar esta maravillosa ciudad, intenta cuadrarlo con esos días, de veras vale la pena. Este evento también se puede ver en las ciudades de Toronto, Montreal y Chicago.

Chile es un destino muy recomendable y sobretodo sorprendente para todo aquel que ha podido conocerlo. La región de Atamaca es considerada una de las zonas del mundo con menos contaminación lumínica. Es un lugar óptimo para los aficionados a la astronomía, su cielo nocturno es capaz de deslumbrar a cualquiera de los afortunados que pueda presenciarlo.

Las Auroras Boreales son otro de los fenómenos más buscados, de esas cosas que “hay que ver una vez en la vida” y, uno de los mejores lugares para hacerlo y que además está más relativamente cerca de nuestro país, es Islandia. Un país con una cultura y unos paisajes únicos, es un destino idóneo para todos aquellos que quieran huir del calor sofocante.

Uno de los eventos más curiosos que nos ofrece nuestro planeta es la bioluminiscencia. Este fenómeno se produce en las playas cuando distintas especies marinas producen luz, puede ocurrir en cualquier playa o mar (adentro). Así que, no dejes de ir a la playa por la noche y, si eres suertudo podrás ver las orillas deslumbrarte.

En la otra punta del mundo, más concretamente en Hawaii, puedes encontrar una playa de arena verde, si, como lo oyes, verde. El mineral que lo provoca, hace que este soñado lugar sea aún más deseado. La playa tiene tres nombres: Playa de las arenas verdes, Mahana  o Playa Papakolea.

En realidad, no hace falta salir al extranjero para ver lugares mágicos. En Mallorca, más concretamente en la costa este de la isla, se encuentran las Cuevas del Drach, 4 cuevas conectadas entre sí que albergan un lago subterráneo que no te dejará igual.

Tampoco hace falta salir de la península para disfrutar de aguas turquesas: en Navarra no solo se puede comer y beber bien. En el río Urederre, que forma parte de el Parque Natural Urbasa- Andía, puedes disfrutar de las mejores aguas cristalinas. Un espectáculo para los ojos y para la mente.

Escojas el destino que escojas, está claro que lo más importante es disfrutar del momento y, si eres uno de los afortunados que puede presenciar alguno de estos espectáculos, no te olvides de capturar el momento.

Aurora Boreal

Aurora Boreal