A las puertas del verano, la estación más querida y ansiada por la mayoría de todos nosotros. Que maravilloso es el verano, con su buen tiempo, sus terracitas, sus jornadas intensivas,… parece que los problemas son menos importantes cuando nos proponemos imitar a las plantas haciendo la fotosíntesis al sol.

El verano siempre llega de la mano de reflexiones y dudas tan profundas como: ¿podré enfundarme este año en el bañador/bikini? ¿me dejarán llevar chanclas al trabajo? ¿a quién le dejo las plantas y el perro?¿en qué paraíso me perderé este año de vacaciones?

Preguntas complicadas de responder, las tres primeras difíciles para no herir sensibilidades, propias y ajenas, la cuarta en cuestión por no querer ver la cruda realidad. Una realidad cruda pero que, como un buen Carpaccio, puede ser la mejor de las realidades para los paladares más exquisitos.

Para los que pensaron en perderse en Bora Bora, el Congo, Cancún o incluso el Tibet, aun sabiendo que se quedaría en una mera ensoñación con el letrero de ‘este año me quedo en casa’ escrito en la frente, me gustaría decirles que aquí, en casa, tenemos maravillas que fuera de nuestras fronteras harían soñar a boraborenses, congoleños, cancunenses o incluso a los mismísimos monjes budistas de los templos tibetanos.

A veces pecamos de tener mala memoria o, peor aún, de infravalorar lo que tenemos cerca nuestro, pecado que desde este humilde Blog esperamos que redimáis recordándoos los tesoros que se esconden en nuestras Comunidades Autónomas.

¿Costa o interior? tenemos para todos los gustos, lo que sí que tenemos claro es que harán de éste el verano mejor recordado para todos aquellos que, a parte de una buena memoria, tengáis una buena cámara con la que una vez reveladas/impresas vuestras fotos podáis reforzarlo gráficamente, a parte de “abrasar” a vuestras amistades, familiares, compañeros de trabajo, … con los recuerdos :).

1

Y es que España nos ofrece tanto por tan poco…desde las apacibles y transparentes aguas de la Costa Brava catalana, con su daliniana Cadaqués, hasta la bravas y frías aguas del Cantábrico donde su deporte rey, el surf, hace de las costas de Euskadi y Cantabria, auténticos espectáculos visuales, como por ejemplo en Mundaka y la playa de El Brusco, respectivamente. Y qué mejor manera que ir de una punta a la otra de las costas españolas si no es pasando por pueblitos costeros como Dénia en la Comunidad Valenciana o la Manga del Mar Menor de nuestra ‘Murcia, que hermosa eres’ y sin olvidarnos de toda la costa Andaluza que, plagada de pueblos y playas en las que podrías perderte, literalmente, llevan por bandera ser el Balcón de Europa, como es el caso de Nerja y su verano azul infinito (¡no te olvidamos, Chanquete!).

2

Pero no todo acaba en los rincones de absoluto ensueño de Asturias, como Gulpiyuri o en el mismísimo Finisterra, en Galicia, más allá de nuestra península tenemos las islas, en las Baleares, Menorca, por ejemplo, y Tenerife, en nuestras alejadas Islas Canarias, paraísos que, aún masificados de turistas extranjeros, nos dejan rincones de aquellos de ‘pelillos de punta’, rincones que si encuentras de casualidad la lágrima no te la quita nadie, como el Faro de Favaritx.

4

No me digáis que no os entran ganas de coger el bañador, el flotador con forma de pato, la cámara acuática y, como aquel que dice ‘carretera y manta’, lanzaros a disfrutar de ese sol español tan querido y que achicharra a tantísimo alemán confiado.

Pero ojo, que hayamos hablado hasta ahora sólo de playa no quiere decir que a los amantes de la España de cantimplora y de dejarse los riñones subiendo montañas no tengáis un huequecito en este, nuestro blog.

5

Qué decir del turismo rural en el majestuoso Pirineo aragonés o Pamplona, en Navarra, donde esta semana celebran sus mundialmente famosos Sanfermines, la Rioja tan unida al Camino de Santiago y repleto de atractivos culturales…y de buenos vinos, importante; el casco antiguo de Cáceres en Extremadura, las Castillas, con su Ciudad Encantada en CuencaCastilla la Mancha o el Parque Natural de Arribes del Duero, en Castilla y León. Y acabando, cómo no, en la capital, Madrid, una ciudad llena de vida, ambientazo nocturno, cultura y tradición.

7

Así que, con este breve paseo que hemos hecho por cada una de las 17 Comunidades Autónomas españolas, como una buena paella mar y montaña, si no os alegráis de poder disfrutar del ‘quedaros en casa’ es que no tenéis sangre en las venas.